fbpx

Soy la envidia de todas mis amigas gracias a estas clases en vivo

Soy la envidia de todas mis amigas gracias a estas clases en vivo

Empezamos diciembre con una historia muy divertida que nos hizo llegar una de nuestras clientas. Su nombre es Cinthia y tiene 33 años. Tiene 1 hijo de 5 años y había perdido toda esperanza de poder recuperar su condición física que tenía años atrás. Cinthia no era una persona que iba al gimnasio, nunca antes había hecho ejercicios, sin embargo cuidaba mucho su alimentación, motivo por el cual siempre mantenía un buen peso.

Cómo hacer deporte cuando NO me gusta hacer deporte ?

“Nunca me gustó hacer ejercicios”

Cuando salía con mis amigas y me contaban que pasaban horas de horas a la semana en el gimnasio solo me enfadaban. Nunca me vi en la necesidad de hacer ejercicios. En realidad caminaba mucho pues solía ir a la universidad caminando y dentro de ella tenia que caminar mucho más. Era suficiente para mi. Cuidaba mucho el consumo de carbohidratos y dulces, por ello mi nivel de grasa andaba super controlado. Una de mis amigas iba al gimnasio de 5-6am, luego por la tarde de 4-5pm y cerraba de noche de 8-9pm. Yo usaba esas horas para estudiar pues no tenía opción de reprobar nada.

Cómo hacer ejercicios sin odiarlo | 10 consejos para que cambies de idea

El gimnasio: una historia de amor y odio

Cuando nació mi hijo cambió mucho mi vida. Le dediqué mucho de mi tiempo, me llené de amor, pero como dicen: “el amor engorda”. Una nueva amiga que conocí en el nido me animó a ir al gimnasio. Fue una desición dificil, pero necesaria pues no podía con las dietas. Membresía anual! “porque salía más barato” (años después hasta ahora me duele). El primer día estaba emocionada, me compré ropa deportiva, nuevas zapatillas. Me sentía como una niña que empieza el colegio y lleva sus útiles. Toda relación inicia así, como el amor, como el enamoramiento: felicidad de los primeros días o meses. En mi caso 1 mes. Perdía 1 hora al día nada más en llegar al gimnasio, alistarme, esperar que inicie una clase, y volver a casa. En 7 días eran 7 horas. Dejé de ir, pasaban los meses, pensaba en mi membresía y lloraba en silencio.

Trucos adelgazar: Cómo perder peso rápidamente cuando odias hacer ejercicio

Jamás creí que lograría mi mejor versión a los 33 años

 Me comenzaron a decir: “A esta edad ya no podrás cambiar”, “con un hijo ya no tienes tiempo”, “necesitas entrenar 3 horas cada día”, y muchas cosas más que me daban miles de vueltas a la cabeza cada día. Finalmente una de esas noches de insomnio dándole vueltas al facebook logré ver un video de FitnessLife. Yo estuve incrédula como muchas veces pues nada me había funcionado. Mi clase de prueba me emocionó totalmente, estuve conectada de principio a fin, pero ya había experimentado este tipo de sentimientos que no duran. De todos me animé y me matriculé. Hoy luego de 12 meses, SI 12 MESES!!! soy la envidia de mis amigas. Entreno todos los días, a veces en la mañana, a veces en la tarde o a veces en la noche. Me basta con una clase al día para poder mantenerme en forma. Sus clases son super dinámicas y divertidas, cada trainer te anima a seguir y dar más cada día. Estoy feliz con las clases y sobre todo conmigo misma. Adoro las clases, amo a mi familia y me siento con más energía cada día.

Gimnasio virtual: la nueva tendencia para ejercitarse en casa | El Portal de los Emprendedores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat
1
Quiero realizar mi clase de prueba!