fbpx

Es el primer gimnasio con el que me siento feliz

¡Es el primer gimnasio con el que me siento feliz!

En nuestro blog de hoy conoceremos la historia de Claudia, una de nuestras clientes que lleva entrenando con nosotros desde el 2019. Ella nos conta su historia de como es que por primera vez se siente muy feliz de pertenecer a un gimnasio.  En total se había matriculado en 5 gimnasios, cada uno en distintos tiempos y por una razon distinta. Uno cerca de su casa, otro cerca de su trabajo, otro en el centro comercial, otro porque iba su amiga y el último porque le prometieron que bajaría de peso si o si.

7 alimentos que debes evitar antes de hacer ejercicio — Mejor con Salud

Cinco Gimnasios, Cinco decepciones

El primer gimnasio al cual me matriculé fue uno que quedaba cerca a mi casa. Asumí que sería una gran ventaja pues no perdería tiempo en el traslado. Hasta ahora recuerdo el precio: 6 meses por S/.200. Como todo gimnasio me daba acceso a las clases grupales y máquinas. La primera semana me robaron el celular. Una distracción y adios celular. Bueno, eso podía pasar por lo descuidada que era. Lamentablemente las condiciones de higiene no eran las mejores así que no seguí más.

El 82% de nuestros clientes realizan de 4 a 7 clases a la semana

Este es el secreto para poder hacer ejercicios más de 3 veces por semana

Cómo es el modelo chino que plantean los gimnasios para abrir durante la cuarentena? - AS Argentina

El segundo y tercer gimnasio tuvieron similar comportamiento. Elegí uno cerca al trabajo para salir del trabajo los días lunes, miércoles y viernes y hacer 1hora de máquina, luego volver a casa a seguir con mis cosas. Pero creo que todas las personas pensaban como yo, así que las máquinas siempre estaban llenas. Perdía el tiempo esperando. Mi 3era opción fue el gimnasio del centro comercial. Me dije: aprovecharé la motivación en ir al centro comercial. Pésimo error. Terminaba comprando algo para comer luego de los ejercicios, además me tomaba mucho tiempo llegar hasta el gimnasio.

El 4to gimnasio fue por insistencia de una amiga. Me dijo que al ir juntas estaría motivada y lograría la meta. Efectivamente funcionó el primer mes. Ibamos casi todos los días. A veces por la  mañana, a veces por la noche. Pero mi amiga se enamoró, dejó de ir al gimnasio y todo acabó. Me di cuenta que depender de alguien para lograr alguna meta es malísimo, pues si algo sale de la ecuación todo se viene abajo. Finalmente, mi útlima esperanza, un gym del cual habia visto mucha publicidad. Me gustó mucho, había mas espacio pero cuando intentaba pedir orientación parecía que los entrenadores solo hacían caso a las jovencitas. Perí rápido el interés y le perdí toda esperanza al gimnasio.

Soy la envidia de todas mis amigas gracias a estas clases en vivo

Nueve señales de que se esfuerza demasiado en el gimnasio | BuenaVida | EL PAÍS

Al fin una solución hecha a mi medida: FitnessLife

Desde que hice mi clase de prueba me dije: esto es para mi. No es por hecharles flores, pero el trainer estaba atento a todos los alumnos en clase, incluyéndome. Se daba cuenta si hacía mal una postura, nos exigía mucho y sobre todo me reia bastante en clase. Puedo entrenar en la mañana, tarde o noche. Es un acceso ilimitado, me encanta. Puedo bailar, hacer fullbody, hacer cardio, funcional y más. Y lo mejor de todo es que participo de talleres de nutrición donde siempre absuelvo todas mis dudas. Mi día a día es super variable, a veces estoy libre por la mañana y otras por la noche, y felizmente siempre tengo una clase a la cual puedo ingresar, no necesito hacer una reserva, simplemente me conecto a la clase y  empiezo. Gracias FitnessLife.

Gimnasio virtual: la nueva tendencia para ejercitarse en casa | El Portal de los Emprendedores

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat
1
Hola 👋
Quisera recibir más información